El laberinto emocional de la red

Hablar sobre lo divino y sobre lo humano es una de mis adicciones. Así que escúchame atentamente, aunque no sepas cómo es mi voz, ni cómo mi mirada…

A veces corren malos tiempos y la soledad se apoltrona, en su sedentarismo va el nuestro y en nuestras manos todo lo demás. El cansancio tiene su origen en la falta de descanso, pero ¿qué es realmente descansar?…Cesar en el trabajo para reponer fuerzas, reposar, dormir, tener algún alivio en problemas o preocupaciones…Y ahora la pregunta del millón: ¿Porqué hay períodos en nuestras existencias con exceso de cansancio vital?…La sobre-exigencia a la que sometemos con nuestras rutinas a nuestro cuerpo y a nuestra mente, o esa sensación bastante común en la que sales a la calle y te sientes diferente a los demás, que por cierto se mueven como peces en el agua en un clima de estrés, frialdad y distancia, además, sabemos sobradamente que ellos nunca se preguntarán si a los peces les entra el agua en los ojos, cosa que tú te cuestionas a diario, también influyen las decepciones personales que asoman y otean sin remedio o sin querer remediarlas, o esas heridas del corazón que aceleran su latido y lo hacen arrítmico y descompasado, (algo que todos sufrimos), hay frustraciones, represiones, hay auto-compasión y tristeza permanentes… Ahí tenemos el bucle, la espiral de dolor… Todo esto va acompañado de una sensación de vacío que retumba en tu fuero interno, y  hace sentir aún más grande y profundo el abismo que irremediablemente te separa del resto de los humanos.

Entonces decides hacerte hermético, cerrar las puertas del alma y declarar la guerra al hecho de compartir o abrirte totalmente. Decides así que no vas a dejar que te conozcan bien. Decides creer que esa será tu mejor protección, y lo decides porque estás en tu derecho, además con esta decisión va incluida la equivocación, porque todos nos equivocamos, y tú también lo haces, aunque te sientas por encima del bien, del mal y de tu especie. Lo hiciste ya con personas de tu pasado que lo mismo un día dejarás de hablar con ellas o de saber de ellas, y se convertirán en desconocidas, y es lo que quieres, fíjate, prefieres que sea una persona desconocida la que sepa cosas tuyas antes que una persona cercana o conocida… Prefieres darle ese regalo a alguien que no conoces físicamente, antes que abrirte a nadie que puedas tocar con tus manos…¡Muy bien!…Convertirás a tu futura pareja en una desconocida y tú lo serás para ella, lo cierto es que nunca se conoce a nadie al cien por cien, pero te puedo asegurar que la actitud de “cristal empañado”, impide disfrutar de la belleza de esos momentos especiales que se nos presentan, cuando la alegría nos visita por sorpresa, entonces, creamos una realidad falsa y perdemos esas oportunidades… Y son oportunidades de vivir, de latir, de fluir… Cuando te abres a alguien le entregas lo increíble, lo maravilloso, lo imposible, tu intimidad, y la dejas al descubierto porque con esa persona quieres sentir tu vulnerabilidad, y se la entregas y así te conviertes en humano, en un ser emocional que expresa para recibir comprensión, que lo hace porque necesita una escucha activa y exenta de juicios, que cuenta su historia y su sentir porque quiere mostrarse tal y como es…Y además, necesitas que ella también lo haga, y quieres que así sea porque eso te hace sentir necesario, deseado, porque te conviertes en la vía de escape y además ella quiere escapar contigo, ¿qué te parece?, y todo porque la apertura mutua crea ambientes saludables, apacibles y apasionados. El sexo con desconocidos es eso, sexo, y si hay conexión se llama deseo… El sexo cuando las personas están conectadas porque hay un conocimiento mutuo es trascender y trascender es dar calidad al sentir, a las emociones, dar calidad al deseo y también a la pasión, que se desborda y trasciende, ¡no le queda otra opción!.

Cuando a alguien a quién no conocemos, le obsequiamos con el don de compartir nuestra intimidad, esa persona ya no es una desconocida, sí lo es, porque realmente no está, no podemos tocarla, no hemos sido presentados, sin embargo, el vínculo invisible que nos une a ella está por encima de la falacia aparente, es algo profundo que no se ve, no se toca pero está y además es muy grande… Puede ser hasta el eco que retumba en tu vacío interior y que te hace sentir que no estás solo… ¿Desconocida?, ¿qué es ser un desconocido hoy en día?… ¿Recuerdas cuando nuestros padres nos decían:”No hables con desconocidos nunca”?… ¡Qué tiempos!…

Seremos todos unos  desconocidos, los antiguos, porque harán sus vidas y tú la tuya y no volveréis a coincidir, los nuevos, porque no te abrirás a ellos, y yo, porque no me conoces en persona y por eso, ¿lo soy?…Todos, absolutamente todos, seremos unos desconocidos en tu vida.

No es una cuestión de conocidos o desconocidos es una cuestión de fluir, ese es el requisito… Se fluye o no se fluye… Es vibrar…Y hacerlo al unísono, cuando fluyes de ese modo con alguien esa persona no es una desconocida porque nuestra identidad real no se ve y aunque te rodees de conocidos, la imagen que proyectan se traduce en que no es a ellos realmente a quién tú estás viendo, sino a partes, incluso átomos, de lo que constituye todo su ser.

Ahora es cuando me levanto de la mesa y escuchas mis tacones, me dirijo hacia ti, cojo una silla, le doy la vuelta y me siento con las piernas abiertas, mi pantalón se sube un poco más arriba de mis tobillos y si te fijas, a través de mis finas medias  puedes ver mi tatuaje más arriba del tobillo izquierdo, desabotono mi chaqueta, puedes ver mi blusa casi transparente que deja entrever lo que tu imaginación necesite inventar en este preciso instante, entonces apoyo mis manos en el respaldo de la silla, en su borde superior, mi melena cae y se descuelga por ambos lados, hoy he decido soltar mi pelo, estamos frente a frente, clavo mi mirada en la tuya y continuo…

Hoy que notas más tu cansancio vital te quiero dar una dosis de descanso… Dúchate, arréglate que te recojo en una hora y media, iremos en mi coche, hoy guio yo, tú sólo descansarás… ¿Sabes que las miradas a la luz de las velas son más intensas y excitantes?… ¿Sabes que si lo deseas puedo convertirme para la ocasión en una mujer misteriosa con un elegante sombrero?

Ahora imagina que soy una mujer conocida, que me conoces, que me ves, que  me puedes tocar, ¿qué diferencia hay, acaso ahora no puedes sentirme, ni cuándo compartimos, ni cuándo te escribo?… Puedo ayudarte a construir tu mundo emocional… ¿Todavía lo dudas?… Llevo ese sombrero que tanto te gusta imaginar cuando creas a esa mujer misteriosa en tu laberinto emocional de la red.

Sofya keer

mujer-misteriosa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s