La catarsis de la futilidad agresiva

Casi nunca recuerdo mis sueños. Tal vez estoy en esa edad ingrata en la que los proyectos no culminados me pasan su factura nocturna y onírica. Sin embargo es mejor ignorar la incomodidad de ciertas sensaciones, y pensar que un día amenazador tras otro, no es más que una hostil cadena cuyos enclenques eslabones en cualquier momento pueden partirse. Y necesito suponer que es esta novedosa ruptura la que nos ayuda a  lidiar con la aridez y la desolación de la vida, es esa posibilidad alentadora y feliz que casi nunca es, casi nunca está o casi siempre parece.

En veinticuatro horas es fácil vivir a fondo una angustia única, una fantasía emotiva o un sentimiento de plenitud, en tantas y tan efímeras horas puedes portarte como un animal, puedes oler la muerte, puedes casarte precipitadamente o decidir avanzar con precaución, incluso manteniendo tu aire malhumorado o tu temperamento arrogante y escrupuloso. En veinticuatro horas puedes sentir tu estómago revuelto ante la sombra glacial de tu pasado, o ante el residuo ceniciento de aquella miserable situación, puedes comprar lirios y libros, tener a todas las mujeres de la corte a tu entera disposición, puedes usar las ruinas de tu memoria con fines poco claros y sucios, puedes escribir una nota de suicidio y tras leerla en veinticuatro horas, también puedes decidir que te falta el valor suficiente para lanzarte a esa clase de abismos.

En veinticuatro horas puedes encontrar a alguien o encontrarte a ti mismo, incluso que sea ese alguien el que te lleve al encuentro con tu ser más profundo y o a la inversa, y o a la vez…

Aunque nunca recuerdo mis sueños, me gusta ser consciente de la importancia real que tiene un día con sus veinticuatro horas en la existencia. Ser consciente de esto me parece fundamental para soñar despierta, y así no tener que echar de menos el recuerdo dormido de mis sueños mientras soy yo la que duermo.

Sofya Keer

tfc7-fycapec2397544

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s