Agresión animal

Hay un momento muy grande, casi mágico, es algo así como darte lo que mereces, es un espacio maravilloso que cierra el caso. Entonces es cuando logras rescatar tu legado, y además entiendes que sólo se puede renacer si se sabe olvidar… Hay un momento profético, que se regula bajo el auspicio de que no es inmoral el manido “sálvese quien pueda”, que puede verse e interpretarse como una agresión animal, porque siempre es legítima la diferencia o la diversidad del prisma vital, sin embargo, realmente, es un momento muy grande, tanto como la inmensidad del cielo, es un momento casi mágico como una noche cálida y estrellada de verano, maravilloso como el sol del invierno, y profético como una mañana de intensa lluvia primaveral, en la que además, has decidido casarte…

Ese momento es cuando decides mirar hacia otro lado, y tal vez, y por qué no, hacia el otro lado.

Sofya keer

78ebc7e1d3f976e70544cd4d60581850--lara-jade-umbrellas-parasols

Anuncios

One thought on “Agresión animal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s