Cuidadosamente embalado

Yo veo el dolor aunque no pueda sentirlo, saborear el vacío por dentro ayuda cuando sabes que eres de esas mujeres que no puede sentir nada por nadie.

Vivo acostumbrada a que me califiquen de “rara”, pero lo cierto es que eso ya no me importa, hace mucho tiempo que dejaron de importarme los juicios ajenos, de los prejuicios ni siquiera me preocupé jamás de que me importaran; Intento día  a día aprender a estar segura, esto es algo fundamental en mi vida que por ser tal es insegura, y cuando es así me siento como una niña en su fiesta sorpresa, lo celebro, celebro mi sentimiento de seguridad paradójico, porque la sensación de mantenerme a salvo para hacer las cosas bien me envuelve, y embriagada finjo bien, como una buena psicópata.

Entonces me convierto en un monstruo muy pulcro…

Sin embargo a veces hay que sacrificarse y entonces consiento que alguien haga que me den escalofríos, es una necesidad en evolución que no sé muy bien por qué, pero en no pocas ocasiones evoluciona hacia la agresividad y la agresividad se convierte inexorablemente en violencia, la cuestión es que hay rituales de apareamiento que no entiendo, esto me supera  y al final lo único que me gusta de él es que siempre dice que cuando habla conmigo se vuelve más inteligente. Es un ser trastornado, muy peligroso, que se rebana el cráneo pensando en  lo cuidadosamente embalado que le gustará ver su cuerpo cuando decida el día, la hora y el lugar de su muerte.

Yo sé que todo es por culpa de la gente normal y su franca hostilidad, y también por ese afán mío de experimentar para encontrar siempre la forma correcta, y porque entiendo que no es lo mismo morir por el humo que por el fuego.

Y siempre que me dice eso yo me pregunto: ¿Cómo piensa ver su cuerpo cuidadosamente embalado si ya estará muerto?, es entonces cuando comienzo a caminar por las vías del tren para encontrarme frente a él, pero ya han sido tres veces las que me he arrepentido y al escuchar el pitido y ver sus luces me he tirado hacia cualquiera de los dos lados, entonces ya a salvo, me pregunto siempre y de nuevo:

¿Cómo piensa ver su cuerpo cuidadosamente embalado si ya estará muerto?

Y caiga a la derecha o caiga a la izquierda de las vías, siempre que aplazo mi cita con el destino esa pregunta es lo primero que acude a mi mente

Sofya Keer

Cuidadosamente embalado

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s