Mi carta de amor

Introducción:

Tengo una carta de amor para ti. No está escrita en sánscrito, está escrita con mi pluma favorita que lo es porque ha soportado perfectamente la inestabilidad de un pulso tembloroso ante las sensaciones que pensar en ti le han provocado. Sé que puedo parecer anticuada por este manuscrito, pero lo cierto es que hasta mis capítulos más tórridos y bizarros también suelo secuenciarlos en papel y bolígrafo. Sólo espero que la puedas leer tranquilamente tomando un vino blanco o fumando hierba si es lo que te apetece, pero sobre todo deberías leerla despacio y en silencio. No hagas juicios de valor, ni te juzgues ni me juzgues por lo que leas pues en el fondo es mi sentir, y aunque seas tú su único inspirador, esto no va contigo, son mis emociones, mis sentimientos, todo esto va solamente conmigo.

Desde niña mis padres no sabían muy bien si yo era autista o era una niña solitaria. A mí no me preocupó nunca lo más mínimo ni lo uno ni lo otro, ni la diferencia entre ambas etiquetas. Yo tenía y tengo un mundo interior hecho a mi medida, es vasto y extenso, y aunque desde fuera se veían y pueden verse en él toda clase de taras, para mí era y es perfecto pues mi cuarto de aseo no es comunal y en él tengo una biblioteca muy particular en la cual sólo hay libros que hablan de amor. Del amor romántico. Algo que nunca he logrado entender pues al leerlo en palabras ajenas es como que la experiencia leída está muy lejos de ti, de tu mundo, de tu experiencia… Y además, están tan lejos… Con esto quiero decir que conocerte no me ha hecho verlo todo claramente en este sentido romántico de la palabra, ni tampoco eres lo mejor que me ha pasado, porque lo único que ha ocurrido es que has aparecido en mi vida de repente, y eso nunca es crucial en una existencia, no para mí, aunque hay poetas que así lo escriben o expresan, para mí algo crucial es tener que elegir entre la vida y la muerte, y cuando te conocí no barajaba el suicidio ni por ello tú me devolviste las ganas de vivir, simplemente te vi, me viste y ocurrió algo que yo sé expresar perfectamente porque voy sobrada de vocabulario y también de emociones para expresarme, no como esos escritores que dicen no tener palabras para contar ese maravilloso sentir tan romántico y profundo que les desborda. La exageración es tan literaria y se abusa tanto de ella y de sus usos y costumbres… Pero mi carta no es exagerada, es sólo mi sentir y mi sentir nunca exagera, él  fuye,  y fluir no tiene nada que ver con exagerar.

Tal vez me estoy extendiendo demasiado con mi introducción pero si sabes todo esto entenderás mejor mi emoción y en el fondo ese es mi objetivo, que entiendas lo que expreso, tal cual es. Tal cual siento.

Pronto fui consciente de que me trataban de manera especial ante las dudas acerca de mi autismo o de mis excesos solitarios, eso me sirvió para fingir enfermedades que contribuían paulatinamente a enriquecer más mi mundo interior, así que en él lo tengo todo, no le faltan detalles y no le sobra nada porque la nada en él es serenidad, es  silencio, es recogimiento, y todas estas cuestiones son reparadoras y reconfortantes. En mi mundo estoy como en el útero materno y en él puedo flotar con mis sensaciones. No es tontería. Tontos son aquellos que desde fuera le ven taras.

Así que esta es mi carta de amor para ti:

Te quiero dentro de mi mundo interior y muy dentro de mí. He estado con otros, por supuesto que sí, pero a ninguno de ellos ni por insinuaciones les he hecho esta oferta. Ninguno ha estado dentro de mi mundo interior. Te juro que ninguno de ellos. A modo de prueba te ofrezco un día entero los tres: Tú, yo y mi mundo. Gracias a él flotaremos juntos y por ello después aceptarás una segunda visita a mi cuarto de aseo no comunal, en esta segunda prueba te leeré algunos fragmentos de ejemplares de mi biblioteca, tú me leerás algún texto, y para entonces ya no querrás alejarte de mí. Te juro que ya no te imaginarás sin mí. Tienes un mes para pensar si aceptas la primera prueba que generosamente te ofrezco. A modo de pista yo de ti buscaría el significado de flotar en el diccionario, todas sus acepciones. Recuerda que habrá una segunda degustación y que será a la tercera cuándo ocurrirá lo que tanto estoy deseando… ¿Sabes algo?, para entonces tú lo desearás aún más que yo”

Sofya Keer

34118429_1742302239198964_4986581034951770112_n

 

 

2 respuestas a “Mi carta de amor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s