Mi mapa de guerra

Siento un cansancio inenarrable, de tanta crudeza que no puedo dormir, no puedo ni planteármelo. Pero hoy no lo necesito tanto como otros días, hoy con suma quietud puedo quedarme despierta toda la noche recreándome en mi raquítica facilidad para otear por ciertos abismos existenciales.

Llevo todo el día pensando en lo difícil que sería vivir sin nostalgia, para mi es el único atisbo de felicidad perpetua, la nostalgia despierta en mí una enorme curiosidad por ese sentir silenciado, extravagante a ratos, rebelde siempre, hipersensible sin duda, genial y puntilloso, indolente y derrochador. Mi sentir teñido de cierto Orientalismo y dinamitador de lo clásico, mi sentir que es místico y es demoníaco, y que yo misma he silenciado, rígida y asustada, tímida e indefensa.

Siento que mi cabeza va a estallar, y no hay culpa ni tampoco miedo… Al menos eso creo… A veces pienso que todo lo que me rodea se puede explicar con números y no con la razón, esto me supera y entonces me imagino como un miembro de un clan mafioso, o trabajando para una revista reaccionaria contra mi propia voluntad, o superando una de las crecidas del Nilo, o siendo transportada en un palanquín sufriendo la enfermedad espiritual de los ricos, usando la sorna para manifestar mi desprecio, con esa marchitez incipiente de la mujer que vive angustiada por el dinero… Pero sé que al final todo se traduce en los pormenores de la espera, y aunque aprendí pronto a esperar sin razón vivo extorsionada por el parásito de la pena…. Este es mi mapa de guerra en el que las luchas y los combates son lentos y graves, en el que sus trincheras lucen mis mil nostalgias y cuya retaguardia desluce gracias a mi millar de tristezas, pero no hay culpa ni hay miedo… Al menos eso creo… Y si creo espero y si espero creo, aunque millones de veces no crea y además  haya aprendido a esperar sin razón.

Sofya Keer

back-tattoo-map-14-2f0c1c895fa7e32736214bd1f0592e48-jpg

Anuncios

Tengo un amante

Desde pequeña siempre me decían aquello de:” No mires nunca al sol”, pero yo pensaba que siempre podría vivir en la oscuridad, y mirar a la oscuridad también tenía sus riesgos, sin embargo la buscaba con auténtico ahínco, era proclive a ello desde mi más tierna infancia. Los caminos sinuosos y extraños de la oscuridad me abrumaban… Era como una encantadora sensación de orfandad, el placer de la soledad, la razón por la cual yo latía.

Ahora y desde hace casi un mes tengo un amante. Con él siento una realización somática casi absoluta, en ocasiones la siento como la puta perfección ansiada. La exaltación corpórea versus la espiritualidad, aunque suene pretencioso o ficticio creo que me encuentro justo en el punto de la plenitud sexual anhelada. Quiero vivir esta oscura aventura, ¡y punto!… Me gusta, porque él y su vida me son totalmente indiferentes, sin embargo cuando me visita es como una droga, y escojo drogarme hasta la extenuación, y después cuando se va no  pienso en él, ni en qué hace, ni con quién habla o se relaciona… ¡No me importa nada en absoluto!, lo mejor es que no me siento culpable, y no quiero flores, ni joyas, no quiero regalos, ni cartas, ni versos, y por todo esto creo que esta aventura es algo fantástico. Fantástico y oscuro.

Además este silencio reconfortante después de haber leído o escrito largo rato, el silencio tras el orgasmo… El clímax del silencio y esta oscura aventura mía y placenteramente fantástica… Y más silencio que no consigue alterar el orden de mi habitación con su cielo siempre ausente, con mi leve melancolía y con el privilegio de no tener que pedir perdón por estar triste.

¿Porqué mirar al sol si de la oscuridad disfruto con auténtico ahínco desde mi más tierna infancia? …

(Y mientras, se mira en el espejo observando la huella que en su labio inferior ha dejado uno de los besos apasionados de su amante, la observa sin acordarse de él)

Sofya Keer

Tengo un amante

 

Un bastardo de la existencia

El pensamiento es una de mis pasiones, con él obtengo placer e intensidad, y si lo dijo Nietsche, yo lo comparto, de hecho lo vivo del mismo modo. Para mí es como correr para salvar la vida, pensando entro en un estado intenso y decisivo. Con mi pensamiento mantengo una relación verdadera y plena, es mi musa más lúcida e inteligente, ¡que se pudran los que no creen en las musas, que se hundan en sus cielos grises y profundos!

Yo quiero y necesito la bruma de mi pensamiento, incluso su atmósfera que a veces es asfixiante y otras se muestra cruel, dura e implacable. Consiento sus arrebatos porqué sé que es sensible al clima y tiene el peligro práctico de ser un lugar pagano, en el que el insoportable flujo de la conciencia, me recuerda constantemente la desigual y problemática historia de los seres humanos.

Curiosa y serena con él, soy consciente de mi apego infantil e incluso animal, por culpa de una dependencia diáfana y sublime que vivo más como sensación que como adicción, y en esa dulce y cercana semblanza entre ambas, plasmo mis pensamientos en píldoras, porque mi vida disoluta con el potencial deshumanizador de la niña criada bajo la sombra del sauce que soy, se inclina más hacia lo áspero que a lo ornamental de la vida, además, una de mis obsesiones espirituales es que yo necesito una relación intelectual de comprensión sin límites con mi pensamiento.

No es una visión depresiva, es tan sencillo como sentir el ferviente y auténtico deseo de disputar con uno mismo de manera unánime e incontestable todo, y todo gracias a que mi vida no está siendo clemente conmigo, y aunque un bastardo de la existencia, siento una veneración auténtica y duradera por la oscuridad atroz de mi pensamiento, es más, si él es un bastardo de la existencia, bastarda también me declaro yo.

Sofya Keer

2cf68a71f25fb5ee96ee9c49e7cd0b49

 

Comida india

Huyó del seminario porque su vida rezumaba engaño, se creía impotente y abúlico por la podredumbre encubierta, sentía su yo aniquilado y al mismo tiempo los brotes verdes de un anhelo en su interior que nacía hediondo y se difundía por todas partes como un perfume. Cuando salió de aquella cárcel se creyó indestructible pese a sus diferentes tentativas de suicidio bajo el titilar de las estrellas nocturnas. Era una sed nueva de sumirse en la nada ante un retorno inevitable. Era eso, sólo eso… El asunto de las voces era otra cosa… No quería parar las voces en su cabeza, por lo menos no de golpe o de sopetón ya que en el fondo le tranquilizaban, aunque lamentablemente no siempre estaba seguro de lo que ocurría, ni de lo que le ocurría.

Yo guardo los recuerdos exactos de cuando nos entregábamos a nuestros placeres y desenfrenos. Él adoraba la comida india…

Aprendí a ahorrar el aliento, sabía cómo mostrarme insensible a los pinchazos, al ardor y a mis dolores emocionales. Con él y su naturaleza inquieta aprendí a escuchar embelesada el agua del riachuelo, aprendí asidua y escrupulosa a mendigar su amor en silencio.

Una meta se perfilaba en su horizonte cuando en la resonancia magnética le dieron la fatal noticia. Con una embriaguez turbia se tuvo que convencer de que debía acabar el ciclo y finalmente quiso evadirse del ciclo, lo deseó, y yo le odié por ello… Una tarde paseando por el bosque de bambúes se lo dije. Él rió a carcajadas, unas carcajadas feroces que le hacían aún más atractivo pese a los efectos de la enfermedad en su piel y en su rostro, entonces cuando se relajó él y relajó así su belleza me dijo:

– Es la inesperada virtud de la ignorancia, amor mío…

Yo guardo los recuerdos exactos pero no sé si eso me salvará de este duro trance… Tantos meses en su cama sin poder escuchar el agua del riachuelo, sin poder pasear por el bosque de bambúes… Sin poder probar la comida india…

¡Joder, y yo odiándole por todo ello!…

Sofya Keer

comida india

El sambenito de la locura

Un monstruoso universo desconocido en el que el sujeto escindido es el protagonista indiscutible, en el que la fascinación por las tendencias suicidas adquiere un sentido vital, en el que hay un colapso nervioso por la presión de la angustia y la inestabilidad emocional.

Los impulsos vitales me convierten en una fugitiva con miedo, la vida surge ante mí como una figuración mental y me enfoco constantemente hacia el abismo para compensar contradictoria y perversamente el vacío.

¡Me veo deslucida entre mi ego y mis obsesiones!, con esta cara de lela, de no sabe, no contesta… Tal vez son ideas enfermizas, tal vez no, todo tiene un límite, ¡yo estoy al límite!… ¡Maldita sea!… El consuelo de que todos los viajes tienen su fin me calma ante la certeza de que he entregado las llaves de mi reino a una pandilla de farsantes.

¡No debes ser vergonzosa, este es el teatro de la vida!… Tu enfermedad no se cura con penicilina, lo cierto es que no tiene cura… Tal vez este es el lugar más horrible que podrías crear, el más horrible que pudieras imaginar, es algo además tan inútil como pasarse la vida buscando a Dios… Pero tal vez no es tan horrible, tal vez sólo es inútil… Jajajajajajajajajajajajajajaja….

La locura es sólo una etiqueta externa, ¿verdad?…

¿Tú crees?… Jajajajajajajaja….

Sofya Keer

sad-505857_960_720

La mantis

Era la misma radiografía del dolor, una mujer dotada de espíritu con un corazón ardiente. Siempre atraída por el arte del canibalismo de la mantis religiosa y por el funcionamiento de las guillotinas para decapitaciones humanas… De una seriedad espantosa que  no conocía de procesos de decadencia, y de un  carácter que jamás se mostró agónico, bajo ningún concepto por muy complejo o retorcido que fuese, ni en ninguna situación, por delicada que se plantease.

Le gustaba contemplar su sombra mientras caminaba con la cabeza de su último ejemplar en la bolsa negra y en la otra mano lucía el arma letal, su sombra era oscura y alargada como un adiós prolongado en el tiempo, y mientras se regocijaba en los placeres de su memoria que la habían convertido en lo que era, pensaba en lo fabuloso de su ser cuando hastiado y anhelante se distraía  manipulando a los demás.

La llamaban la mantis y la buscaban desde hacía ya varios meses. Ella arriesgaba saliendo de la casa de su víctima y exhibiendo su cráneo embolsado y la pistola silenciada, pero su tránsito planetario la favorecía de manera constante por su ascendente atrozmente generoso, aliado además con su signo zodiacal. A su paso las mujeres la miraban sonriendo, y los hombres asombrados por su atractivo y hechizados por su sombra oscura y alargada no reaccionaban conforme a la justicia socialmente generalizada, entonces estas circunstancias se traducían en una huída aceptada colectivamente e individualmente elegante, fruto todo ello de su karma anterior, y de su particular concepción de que sólo ella era la única y la última  dueña de su voluntad.

Llenaba lugares secretos y espacios recónditos de cabezas masculinas, y en los funerales de sus víctimas siempre faltaron en las cajas de pino sus respectivos y depravados cráneos, sexuales y desviados todos…

¡Pobrecitos ellos, qué destino infame y cruel!, sus cabezas separadas de sus troncos, una infame y cruel metáfora existencial, que les convertía en lo mismo estuvieran o no sus cabezas sobre sus hombros, menos mal que los pies permanecían intactos y entonces podían seguir vistiéndose como todo hombre que se precie. Uno de los principios ineludibles de los caballeros, que por eso ella no eludía.

La llamaban la mantis y nunca fue alcanzada por la ley pues su karma anterior era el que era y se arrastraba con ella junto a su sombra oscura y alargada como un adiós prolongado. Se arrastraba como lo hacían todos y cada uno de los caballeros a los que después del sexo les disparaba a bocajarro en la cabeza, rodeando sus cuellos de un simulado collar de balazos para después con un toque maestro frío y calculado finalizar la operación de decapitación.

La llamaban la mantis y a ella le gustaba terriblemente ese alias, ¿a quién no?…

Sofya Keer

La mantis

Cuidadosamente embalado

Yo veo el dolor aunque no pueda sentirlo, saborear el vacío por dentro ayuda cuando sabes que eres de esas mujeres que no puede sentir nada por nadie.

Vivo acostumbrada a que me califiquen de “rara”, pero lo cierto es que eso ya no me importa, hace mucho tiempo que dejaron de importarme los juicios ajenos, de los prejuicios ni siquiera me preocupé jamás de que me importaran; Intento día  a día aprender a estar segura, esto es algo fundamental en mi vida que por ser tal es insegura, y cuando es así me siento como una niña en su fiesta sorpresa, lo celebro, celebro mi sentimiento de seguridad paradójico, porque la sensación de mantenerme a salvo para hacer las cosas bien me envuelve, y embriagada finjo bien, como una buena psicópata.

Entonces me convierto en un monstruo muy pulcro…

Sin embargo a veces hay que sacrificarse y entonces consiento que alguien haga que me den escalofríos, es una necesidad en evolución que no sé muy bien por qué, pero en no pocas ocasiones evoluciona hacia la agresividad y la agresividad se convierte inexorablemente en violencia, la cuestión es que hay rituales de apareamiento que no entiendo, esto me supera  y al final lo único que me gusta de él es que siempre dice que cuando habla conmigo se vuelve más inteligente. Es un ser trastornado, muy peligroso, que se rebana el cráneo pensando en  lo cuidadosamente embalado que le gustará ver su cuerpo cuando decida el día, la hora y el lugar de su muerte.

Yo sé que todo es por culpa de la gente normal y su franca hostilidad, y también por ese afán mío de experimentar para encontrar siempre la forma correcta, y porque entiendo que no es lo mismo morir por el humo que por el fuego.

Y siempre que me dice eso yo me pregunto: ¿Cómo piensa ver su cuerpo cuidadosamente embalado si ya estará muerto?, es entonces cuando comienzo a caminar por las vías del tren para encontrarme frente a él, pero ya han sido tres veces las que me he arrepentido y al escuchar el pitido y ver sus luces me he tirado hacia cualquiera de los dos lados, entonces ya a salvo, me pregunto siempre y de nuevo:

¿Cómo piensa ver su cuerpo cuidadosamente embalado si ya estará muerto?

Y caiga a la derecha o caiga a la izquierda de las vías, siempre que aplazo mi cita con el destino esa pregunta es lo primero que acude a mi mente

Sofya Keer

Cuidadosamente embalado